Victor octubre 2, 2019
cursos chino

Si hacemos una búsqueda superficial encontraremos que la mayoría de academias de idiomas ofrecen la posibilidad de que matricules a tus hijos desde que son muy pequeños, básicamente desde el año de edad.

Pues consideran que, dando clase de inglés para niños, chino para niños (más info: estudiosdechino.com) u otro idioma desde casi el año de edad estos aprenderán más rápido y más fácilmente el idioma. 

¿Por qué desde muy pequeños es cuando dicen que es el momento ideal para aprender otro idioma?

Durante el primer año de vida es cuando el cerebro de nuestros hijos aprende a detectar y diferenciar los diferentes sonidos de su entorno, tanto las entonaciones de su lengua materna como a diferenciar unas lenguas de otras.

Es el momento clave donde se forman las conexiones neuronales dedicadas específicamente al lenguaje. Gracias a ellas podremos entender frases completas, textos, contextos en conversaciones, etc.

Estas conexiones se forman en el día a día del bebé, mientras este escucha a sus padres hablar, a la gente por la calle, la televisión o la música. Es importante que nuestropequeño tenga el máximo acceso a todo el repertorio de conversaciones que se dan en la edad adulta.

Un simple ejemplo basta para ver la complejidad de esto: dependiendo de la  conversación de dos personas y del grado  de cercanía o el contexto en el que estén,un simple “Hola” cambia si son dos desconocidos en un ascensor o unos amigos que se acaban de ver después de un tiempo.

Esto a nosotros nos parece algo banal, ya que lo hemos interiorizado desde la infancia, pero para ellos es algo crucial. Ya que detrás de todas estas interacciones aprenderán a sacar las verdaderas intenciones comunicativas de la conversación y el lenguaje.

Es así como poco a poco los bebés irán adquiriendo las  palabras que más se usan en su entorno más próximo primero y ampliando estas con las que má se repitan hasta llegara tener miles de ellas en la memoria de adultos.

¿Esto se aplica también a las lenguas no maternas?

El orden natural del lenguaje materno va a ser casi imposible que lo siga a no ser que alguno de los padres sea bilingüe y le hablen con los dos  idiomas a la vez.  por ello se llaman lenguas extranjeras, lenguas que el niño no oye en su día a día.

Aparte de que en las academias el entorno suele ser a puerta cerrada con lo cual nuestro hijo no podrá aprender de forma natural las sutiles diferencias que se dan en el día a día.

Aún así, los expertos recomiendan que apuntemos a nuestros hijos a clases de inglés, clases chino para niños o alemán antes de los  siete años de edad, que es el periodo clave de plasticidad neuronal.

El periodo en el que sus neuronas serán mucho más receptivas y fáciles de modificar para que el aprendizaje de otra lengua sea casi idéntico al de la lengua materna.

Sobre todo en lenguas extranjeras que se diferencian gramaticalmente de las maternas. Será mucho más complicado aprender Chino que Italiano para un bebé de España, ya que los sonidos, los fonemas y la raíz gramatical son totalmente diferentes.

Por ejemplo, el chino es una de las lenguas más difíciles para aprender en la edad adulta. Ni siquiera en la escritura se parece. Un adulto puede tardar una media de dos años en poder hacer una frase completa  en este idioma.

Cuanto antes nos familiaricemos con sus sonidos y su gramática mucho más fácil y rápido será poder pasar de palabras a frases complejas y a poder hablar fluidamente chino.

Por lo tanto se recomienda empezar en su aprendizaje lo más temprano posible, ya sea con babysitters nativas, clases particulares o academias de preescolar. 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *