Victor septiembre 24, 2019
mindfulness

El mindfulness, también llamado por muchos expertos atención plena o conciencia plena, consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos, sin juzgar, apegarse o rechazar en alguna forma la experiencia.​ 

Se trata de una  práctica basada en la meditación vipassana. Todos sabemos que con la meditación aparte de mejorar nuestro bienestar conseguimos tener conciencia plena sobre el momento presente y mejorar nuestro autoconocimiento.

Esto, a la larga no solamente nos ayudará mientras que la practicamos sino que será muy útil para todas las áreas de nuestra vida, trabajo, estudios, hijos, metas… Es por ello que todos los expertos recomiendan asistir a algún curso de mindfulness, tengas el trabajo que tengas.

¿Por qué es tan importante el autoconocimiento?

En la escuela nos enseñan a sumar, dividir, leer, pero en muy pocos sitios nos enseñan lo realmente valioso. Conocemos el mundo exterior con el que interactuamos, a la gente que nos rodea pero apenas nos conocemos a nosotros mismos, nuestras emociones, deseos, como afrontarlos o el motivo por que sentimos o deseamos tal cosa o tal otra. 

“Conocerse a sí mismo es el principio de toda sabiduría”.  – Aristóteles –

El autoconocimiento es el resultado de un proceso reflexivo mediante el cual la persona adquiere noción de si misma, cualidades y características. Es decir, la mayoría nos definimos por todos esos adjetivos que han usado en nuestro entorno desde nuestra infancia para referirse a nosotros; es decir, arrastramos y adquirimos cualidades y perspectivas de los demás.

¿Pero en realidad nos hemos parado a pensar en cómo realmente nos vemos nosotros a nosotros mismos? (Si realmente soy tan vago como dice mi madre o egoísta como decía la última pareja que tuve… Y ¿cuál es la razón por la que actuó así?).

El autoconocimiento es muy importante porque se trata del paso previo y fundamental para lograr una correcta autoestima, autorespeto y autocontrol. No se puede querer lo que no se conoce o se conoce a medias y por lo tanto no podemos reclamar el amor que no sabemos que merecemos y así con una infinidad de cosas.

Se inicia cuando se toma conciencia de las propias fortalezas y debilidades y se prolonga durante toda la vida. Por lo tanto es un proceso largo y duradero y nunca tiene un final, pues igual que las circunstancias nosotros también cambiamos.

En este post os propongo un pequeño paso para el autoconocimiento, esta vez de emociones. Se trata de un registro de emociones a lo largo de dos semanas. Durante esos 14 días vamos a ir apuntando las emociones que sintamos a lo largo del día y las situaciones en las que se dan (pensar en el momento presente sobre lo  que estamos sintiendo y apuntarlo es una manera de ser realmente conscientes de nuestras emociones internas).

Sirve para poner en relieve emociones que normalmente no percibimos, saber cuales son las que predominan en nuestro día, descubrir que muchas veces tenemos sentimientos contradictorios y qué situaciones nos provocan alegría o tristeza o enfado. Si te ves capaz de avanzar un poco, apunta también cómo sabes que se trataba de esa emoción justo.

Como hemos apuntado, en la escuela no nos han enseñado esta valiosa asignatura, por lo tanto uno de los mejores métodos para la meditación y la posterior llegada al conocimiento profundo de uno mismo sin duda, son los cursos de mindfulness de Cesi Iberia. Encontraremos diferentes tipos de cursos adecuados a nuestros niveles y necesidades. Desde cursos básicos en los  que se explica poco a poco la temática y se empieza a trabajar con ella, a seminarios de toda una semana.

Es algo tan necesario y tan básico para nuestro bienestar como aprender a comer sano durante toda nuestra vida: si nos sentimos bien con nosotros mismos no habrá nada en este mundo que consiga pararnos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *